Dos en uno

Él tenía 20 años y yo muchos más. Entre idas y venidas nos perdimos. Un día después de habernos engañado hasta el cansancio, y también de habernos engañado a nosotros mismos decidimos casi de mutuo acuerdo dejarnos ir. Recuerdo esa noche, luego de la separación, perfectamente. Salí emocionado de mi apartamento, que ahora se convertiríaSigue leyendo «Dos en uno»